kids

Médicos Urgen a Todos los Padres a Conservar los Dientes de Leche de sus Hijos

by Giovanna Boldrini
Giovanna was born in Rome, Italy and currently resides in South Salem, New York. In her free time, she likes to cook with her children and grandchildren.

Perder el primer diente es un hito para los niños en todas partes del mundo. ¡Es una señal de que el niño está creciendo! Y si tu familia es como muchas otras, también significa que al día siguiente aparecerá debajo de la almohada del niño algo de dinero, cortesía del “Ratoncito Pérez” o “el Ratón de los Dientes”.  

Si tienes hijos, es posible que te ha tocado hacer el papel de ratoncito de los dientes y has metido dinero debajo de la almohada de tus hijos para celebrar esta nueva etapa en sus vidas.

Pero, ¿qué haces con el diente una vez que lo has intercambiado por un dólar? Algunas personas los guardan como recuerdos sentimentales, pero muchos simplemente los tiran. Después de todo, ¿de qué sirve guardar los dientes de leche de tus hijos?

Pues, resulta que de mucho.

Un estudio realizado en 2003 reveló que los dientes de leche son una fuente multipotencial de células madre, las cuales son protocélulas que pueden convertirse en otros tipos de células, si es necesario. ¡Bastante asombroso, eh!

Guardar los dientes de leche de nuestros hijos podría salvar vidas y ayudar a tratar una variedad de enfermedades. Continúa leyendo para conocer más sobre este increíble proceso.

[H/T: David Wolfe, StemSave]

Mudar los dientes de leche —o dientes de hojas caducas, como se les conoce correctamente— es un acontecimiento significativo para niños alrededor del mundo.

La mayoría de nosotros todavía recordamos ese primer dientito flojo que nos dejó saber que un cambio se acercaba, y luego lo raro que se sentía ese espacio vacío cuando el diente finalmente se cayó.

Pero, ¿qué es lo que más recordamos? ¡La promesa de una recompensa monetaria, cortesía del Ratoncito Pérez!

La tradición del Ratoncito Pérez se remonta a muchos años atrás.

Algunos vinculan esta tradición con la antigua cultura nórdica, donde los dientes de leche eran considerados amuletos de la buena suerte.

Otras culturas alrededor del mundo también tienen tradiciones específicas relacionadas a los dientes de leche.

Resulta que los dientes de leche sí pueden atraer la buena suerte, pero en un sentido más científico.

Un estudio realizado en el 2003 determinó que los dientes de leche contienen células madre, las cuales si son preservadas justo después de que se caen los dientes, pueden ser conservadas por años y usadas para combatir condiciones médicas en un futuro.

Es chévere recibir un dólar cuando se te cae un diente de leche, pero tener la oportunidad de cultivar células del corazón utilizando un diente caído… eso sí que es impresionante.

Para preservar las células madre, los dientes de leche deben mantenerse frescos. Y que como todo, con el tiempo las células madre se degradan y pierden su capacidad regenerativa.

Desafortunadamente, no se trata del simple hecho de guardar los dientes de leche de tus hijos en una cajita.

Los padres pueden utilizar servicios como los que ofrece Store-A-Tooth para preservar apropiadamente los dientes de su hijos.

Para utilizar los servicios de Store-A-Tooth, deberás coordinar con el dentista de tu hijo antes de se le caiga el diente a tu pequeño.

El dentista trabajará directamente con el equipo de Store-A-Tooth para hacerles llegar los dientitos de tu hijo, y ellos se encargan de preservar las células madres para que puedan ser usadas en un futuro (aunque, ojalá nunca las necesites).

 

Las células madre son extraídas de los dientes y preservadas en una bóveda de crioconservación de nitrógeno líquido, donde permanecen intactas y pueden ser usadas por años.

Si años más tarde el niño necesita sus células madres, los especímenes son sacados y enviados a su doctor.

 

Store-A-Tooth conlleva una inversión, pero el costo vale la pena cuando sabes que las células madre de tu hijo siempre estarán disponibles en caso de una emergencia médica.

Tal parece que todas las culturas que tenían sus propias supersticiones sobre el poder de los dientes de leche ¡sí estaban en lo correcto!

Si quieres saber más sobre el proceso de preservar los dientes de leche de tus hijos o nietos, visita el sitio web de Store-A-Tooth.

¡No olvides COMPARTIR esta importante información con todo aquel que conozcas que pronto estará haciendo el papel de Ratoncito Pérez!